domingo, 15 de marzo de 2009

Mis ojos me mienten. Mis manos me mienten. Mi lengua me miente. Mi boca no me ha dicho que he encontrado silicona mientras buscaba el placer en tus senos

3 comentarios:

Nemes dijo...

Este texto nace de una conversación de sábado noche.
Alguien comentó que los senos artificiales le producían repulsión.

A mí no.

Lidia dijo...

Sobre gustos y sobre todo, sobre pasiones...no hay nada escrito.
Parece que el llevar algún elemento que no sea dado por la naturaleza al nacer, está mal considerado y eso, hace que la gente tenga convicciones que no se basan en realidad en sus deseos.
Porque, tú ¿qué deseas? ¿a la persona y lo que te suscita, o sólo a una parte de su cuerpo?

Un beso, nemes.

Sux dijo...

Seso siliconado peor que sexo siliconado.

Besito, me gusta una amplia sonrisa.